lunes, 19 de septiembre de 2011

POSTAL DE QUITO



11 comentarios:

Katalli dijo...

nena, ya estás en casa!!!jajajaj
y ke venden ahí?? capuchas?? arrantzales??? goma2??
no dejo de mearme!!!
disfrutaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!

Itziar a ratos dijo...

ay kari, al divisar semejante cartelazo me sentí como tú con aquel capó de coche en niuyork... por cierto, son una cadena de tiendas y ayer entre en una, hay una ropa horrible pero pienso comprarme aunque sea unas bragas para guardar el ticket...
esto es fantástico, una ciudad ajetreada y tranquila a la vez, ya os iré contando

muuuuuuaaaks

S4T4N dijo...

Joder Itzi que rapido has llegado a Ecuador, pensaba que este miercoles seguirias estando en Barna

Tengo ganas de escuchar el postcotorreo.
a disfrutar que es lo que solemos hacer cuando se nos brinda la oportunidad, y a ti te las ponen en pompa

Besitos desde Reus

Layla dijo...

jajajaja unas bragas marca eta, yo las colgaría en el salón de mi casa con la etiqueta colgando

Miss Violence dijo...

Nena, que emoción saber que has cruzado el charco!!! Sigue informando desde Quito. Un puntazo tu primera postal.
Besos distópicos desde Tj land!!!!

Itziar a ratos dijo...

kerida, muchas cosas me recuerdan a tu capitalismo gore...
ké ganitas de verte
muuuuuuuuuaaaaaks mi jackie brown chicana

alondrallibres dijo...

ETA Fashion????Lo más...

SV dijo...

Cariño! No sabia que estabas del otro lado del charco! Que fuerte, ya me contaras, me ire informando por aqui, besazos y a pasarlo bien!

SV dijo...

eeyy, que no firme, soy tu primer marido! jejejeje

Itziar a ratos dijo...

Jajajajaja, yo pensaba que eras Sayak Valencia, S.V., compartís iniciales. Podéis intercambiaros los gemelos.
Por aquí ando, hasta el 10. Nos vemos en Barcelona.
Muuuuuuuaaaaaks!!!!

Itziar a ratos dijo...

Cada vez que paso por esta foto, necesito aclarar algo de vital importancia. La noche antes me habían perdido la maleta en Bogotá, así que estaba con lo puesto. Soy capaz de cruzar el charco con ese vestido infame (a María le dió un symposium cuando me lo compré, y su amor por mí le impulsó a decirme: es horroroso pero seguro que tú te lo pones y estarás guapísima), pero no saldría de paseo con él mi primer día en las américas. Qué quede constancia de ello, entonces.