viernes, 30 de diciembre de 2011

APUNTES SOBRE LA EXTRACCIÓN MENSTRUAL Y FE DE-RATAS EN Sexual Herria

No acostumbro a traer aquí imágenes de mujeres asaltadas, pero a una le puede a veces la belleza. Además, el mito de caperucita no sólo ha amortajado la sexualidad femenina, sino también la existencia de los lobos (y las lobas). Relatos moralizantes como este han contribuído históricamente a que el hombre blanco extermine a esta especie de amplias zonas del planeta desde esa dominancia que conquista los cuerpos de los pueblos indígenas, de las mujeres y de todas las criaturas no humanas. Caperucita advierte a las niñas de que su regla las convertirá en violables irremediablemente, las prepara para asumirse vulnerables, incapacitadas para defenderse. Por tanto, mejor que se busquen un leñador que las proteja de otros machos. El bosque es la tierra sin dueño en la que no deben internarse para evitar que su sangre femenina atraiga a las fieras. Esa sangre que se nos resbala entre las piernas como una maldición patriarcal.


Todo esto viene a cuento de que estoy ovulando, mil hormiguitas recorren mi vientre. Y quiero rectificar algo que atribuyo en Sexual Herria a mi amiga Julia Munarriz de manera errónea. Yo aseguro que ella, para mí un tesoro inagotable de saberes feministas entorno a la sexualidad y salud de las mujeres, nos contó en Granada que en las jornadas estatales de 1979 de la misma ciudad algunas mujeres se enseñaban a otras a extraerse el óvulo menstruante. Julia me aclaró que no dijo eso, sino que aquella noche nos explicó que el colectivo de mujeres por la salud de Bostón revelaban esta técnica en la que aprovecho para indagar. Así que, las que estuvieron allí, que no empiecen a lamentarse por haberse perdido esas sesiones. Me las he inventado yo desde la evocación extasiada de las palabras de Julia.


He encontrado esta descripción por el magma de la red:

"La extracción menstrual es una técnica que surgió en la década de los 70 que consiste en succionar la sangre menstrual directamente a través de un mecanismo denominado Del-EM compuesto por dos cánulas conectadas a una jeringa y un recipiente colector respectivamente. Cuando se aprieta la jeringa se crea un vacío en el bote y el contenido del útero queda depositado en éste. Es un método sobre todo casero propuesto en Estados Unidos por Lorraine Rothman del grupo Feminist Women’s Health Center cuando el aborto estaba prohibido. Se disfrazaba como un modo ‘cómodo’ de eliminar la menstruación abundante, no obstante en la mayoría de los casos lo que se realizaba era un aborto en fase temprana. Su uso se hizo común sobre todo en mujeres de zonas marginadas donde la interrupción del embarazo era imposible. Debía realizarse antes de la sexta semana y miles de mujeres acudieron a él."


La Extracción Menstrual es mucho menos agresiva que el raspado de los abortos más convencionales y tiene además otra gran ventaja, puede realizarse entre mujeres sin intervención médica. De lo que he investigado sobre esta técnica de autogestión reproductiva parida por el feminismo, hay un episodio que me eriza hasta los pelos que he segado de mi cuerpo y vuelve a mis hormiguitas uterinas locas de placer. Lo transcribo como lo encontré, al parecer de un panfleto anarquista en inglés:


"A principios de 1977, luego del golpe de estado en Chile, un grupo de prominentes activistas de la salud de la mujer, entre ellas la autora feminista Barbara Ehrenreich, Sally Guttmacher, una muy conocida activista y profesora de Health Education en New York University, y la fallecida Bobbye Ortiz (mas adelante en detalle desde la perspectiva chilena), editora asociada de larga data de The Monthly Review, formaron Action for Women In Chile (AFWIC), pues estaban preocupadas por las condiciones en las que vivían las prisioneras políticas chilenas. Este grupo empezó a trabajar con un grupo de chilenas que pidieron información sobre el aborto. Las chilenas estaban particularmente interesadas en encontrar técnicas de auto-ayuda que pudieran ser útiles para las presas políticas que eran violadas en prisión."


En boca de la doctora, feminista y prisonera política chilena Marisa Matamala, "en Ciudad de México, desde mediados de los 70 y a partir del impacto de la Conferencia Mundial de Mujeres del 75, de la irrupción del libro Nuestros Cuerpos Nuestras Vidas del Colectivo de Boston y del ascenso del movimiento en México, las feministas norteamericanas entonces residentes en ese país, Bobbye Ortiz y su hija, invitaron a mujeres del MIR chileno exiliadas en ese país - que se aprestaban para retornar a Chile - para conformar un taller de autoconocimiento del cuerpo y regulación de la fertilidad.Contaban con el apoyo de varias feministas norteamericanas que desde EEUU aportaban sus conocimientos y compromiso.El propósito del taller de autoconciencia y autoayuda era adquirir control y soberanía sobre los cuerpos, al punto de hacer efectiva la autonomía de cada mujer en materia de regulación menstrual. Se elaboraron cartillas para ser aplicadas por las mujeres que luchaban en la clandestinidad durante la dictadura. Fue una experiencia muy marcadora que empoderó a las mujeres miristas y que además, les entregó herramientas para enfrentar el machismo de la izquierda tradicional y revolucionaria, fortaleciendo el proceso de reflexión feminista iniciado en el campo de concentración de Tres Alamos, y enriquecido en el exilio por la relación con las europeas de la época".


La trabajadora comunitaria e ilustradora de manuales sobre la salud de las mujeres de Los Ángeles Suzann Gage explicó visualmente la técnica en un panfleto que recorrió de mano en mano todo el mundo. Parece alucinante que no nos haya llegado nada de todo este movimiento, hasta que nos lo reveló Julia. En América Latina se está librando de nuevo una batalla colosal por parte de miles de feministas por la autodeterminación de nuestros cuerpos frente a una nueva ola de penalización brutal. En países como Chile o Nicaragua está prohibido el aborto en todas y cada una de sus circunstancias. Yo conocí a varias de estas activistas en Ecuador, superjóvenes, aguerridas y megaformadas. Y parece que la técnica de extracción menstrual se está enseñando de nuevo. Porque tiene otra gran ventaja. Legalmente, un aborto sólo se da cuando existe una evidencia clínica de embarazo. Si tu te extraes el óvulo (fecundado o no) sin haber constatado si existe gestación, no estás abortando. Por tanto, no incumples la ley ni podrás ser castigada. Sólo me pregunto si conviene que difundamos demasiado esto. Sinceramente, mejor continuamos con nuestras redes de apoyo y empoderamiento subterráneas. Es preferible (y prudente) que no sepan todo lo que sabemos. Al enemigo bata blanca, ni agua.


viernes, 16 de diciembre de 2011

martes, 13 de diciembre de 2011

SEXUAL HERRIA eta AGUR


jueves 15 de diciembre

Rueda de prensa:
11: 30 hrs.
IPES
(Tejeria 8, Iruñea)
&
Conferencia:
19:30 hrs.
Herriko Taberna (Carmen k.)

con Kattalin Miner, autora de uno de los prólogos y miembra de Medeak


Ya salió de mis entrañas y extravíos la criatura... y me ha dejado eufórica, exhausta y vueltalaire. Emulando a mi inspiradora Kattalin, siento que el tiempo de este blog ya se fue. Mientras me reinvento y mudo de infernétika piel, iré dejando a penas rastro de mis andanzas. Y dejo pendiente una despedida indigna de nosotras...

viernes, 25 de noviembre de 2011

Maravilloso dibujo que nos dedicó Myriam Cameros al colectivo ex_dones cuando andábamos a vueltas con el pantojismo.


Para este 25 de noviembre




en Píkara

martes, 8 de noviembre de 2011

LAS 10 TORTURAS CAPITALES (EN PATRICIA HERAS) por SILVIA VILLULLAS

(Silvia y yo de farra en Iruñea. Ahora anda en plan Alfredo Landa por el país de las suecas.)


Echo muchísimo de menos a Patri. Aunque ya no lloro varias veces al día sí que lo hago varias veces a la semana. Me duele el pecho cuando recuerdo. Me duele su dolor. Quise ser su ángel salvador pero no fui más que una tirita en una herida de dimensiones inabarcables de donde salía sangre a borbotones.
Esa herida quizá tenía un origen genético o quizá no tuvo mucha suerte con su primer entorno. Pero lo que desde febrero de 2006 impidió que hubiera cura para ese corazón tan grande y tan herido fue el verse sumida en una acusación que comenzó como asesinato y que acabó como atentado a la autoridad y lesiones.
El primer hachazo fue su detención en el Hospital del Mar y su posterior encierro en el calabozo, sufriendo torturas psicológicas y siendo grabada con una cámara para no dejar lugar a duda de lo que tenían que declarar los policías que la iban a acusar (Victor Bayona y Bakary Samyang, condenados por torturar a Yuri Sarrán, simular delito de tráfico de drogas y falsificar el atestado).
A partir de ahí vienen una larga lista de torturas que voy a intentar resumir como las que a mí me parecían tremendamente dolorosas:
1) El peregrinaje semanal a la Audiencia Provincial para firmar, como medida cautelar. 5 años y 7 meses, es decir, 288 semanas yendo a firmar a la puta sección 8ª de la Audiencia, viendo a los mismos putos funcionarios, que si bien en un principio la miraban como a una delincuente antisistema finalmente quizá cuestionaron esta impresión inicial.
2) El ver como su versión era cuestionada, incluso por su propia familia. No tuvo apoyos de los suyos, quizá su abuela era la única con la que se relacionaba de forma amable. Su hermano, “desaparecido” desde verano del 2009, no era más que una losa. Cuando su madre la llamaba sólo era para contarle sus propias penas. Su padre, no desaparecido pero ausente.
3) El papel de los abogados durante el juicio ante la Audiencia también fue una tortura, no sólo por el hecho de que su trabajo fue lamentable, sino porque Patri fue presionada para que reconociera su culpabilidad en aras de obtener un trato mejor. Si bien nunca reconoció su delito sí que fue aconsejada para que pagara la responsabilidad civil a los guardias, lo cual se volvió en su contra, pues sin era inocente ¿por qué había resarcido a los policías? En la vista el único letrado que mereció su minuta fue Don Gonzalo Boyé, defendiendo la inocencia de Rodrigo.
4) Y enlazando con lo anterior, tortura económica. Patri se vino a Barcelona con la indemnización por despido de su trabajo en Madrid, unos 6.000 euros, los cuales tuvo que emplear casi íntegramente en el pago de las minutas de abogados y procuradores que de nada le sirvieron.
5) Tortura de innumerables reuniones en el FAGC para montar fiestas y reunir fondos para ayudar económicamente a Alfredo y a ella. Tortura de mangoneo y nepotismo a cargo de su presidente.
6) Tortura de vivir cada fin de semana como si fuese el último, con las consecuencias que ello acarrea. No soy una abanderada de la vida sana pero la presión de un futuro absolutamente incierto se puede convertir en una espiral de nada a lo que agarrarse que conduce a la depresión.
7) Tortura de infinitos recursos jurídicos y de peticiones de indulto. Una vez que se publicó la sentencia de la Audiencia de Barcelona, el 15 de enero de 2008, había que recurrir al Tribunal Supremo. El cual no emitió su fallo hasta el 12 de junio de 2009. Tortura en espera de la ejecución de la sentencia del Supremo. Desde el 12 de junio de 2009 en cualquier momento podían llamar de la Audiencia y decir, venga, pa la cárcel. Pero no lo hicieron hasta octubre de 2010. Es inimaginable esa sensación de que en cada momento puede aparecer en tu casa un Mosso y cogerte del brazo y decirte, vamos, game over. Un año y tres meses pensándote si coger la maleta y fugarte de toda esta mierda. Arrepintiéndote cada día por no hacerlo.Tortura de vivir en una cárcel construida de papel durante casi cinco años, una cárcel que te impide viajar, amar, vivir.
8) Tortura de que unas horas antes de entrar en prisión llegue la noticia del indulto a Alfredo. Son demasiadas las preguntas sin respuesta sobre este tema. Tortura de por qué él y no yo. Porque soy mujer. Efectivamente, el machismo mata.
9) Y la segunda peor tortura: LA PRISIÓN DE WAD RAS. Aunque intentaba siempre mostrar una cara amable a la gente que la visitaba los fines de semana, yo, que la visitaba casi a diario como su “abogada” veía su sufrimiento diario, sus lágrimas de impotencia ante al tortura de tener que decir a los hijos de puta de la Junta de Tratamiento que no iba a reconocer el delito, que era inocente. “Inocente entre rajas”. Bromeábamos con hacer una peli porno en la cárcel. Pero lo cierto es que la sordidez de la prisión no la conoce nadie más que quien la haya sufrido en sus propias carnes. Aún recuerdo nuestro único bis a bis, ella no me quería besar porque tenía las encías tan inflamadas e infectadas que desprendía un aliento que hacía daño.
10) Y la tortura final y la más dura, ya que destruyó toda la energía que le quedaba: EL PUTO TERCER GRADO.
Es una forma de tortura muy perversa. El “papá Estado” como le llamaba ella te deja salir de la cárcel para ser una mujer integrada en el sistema. Era muy positivo tener pareja y por ello entramos en esa ficción (la realidad es que siempre vivimos una no relación muy complicada, aunque llena de amor). A Patri le destrozaba la vida del tercer grado y el futuro incierto de no saber hasta cuando iba a durar esa situación. Dormir en una celda con otras 7 personas, levantarte a las 7 de la mañana, ir a currar, salir de currar e ir de nuevo a dormir a la cárcel. Y los fines de semana como un oasis en el desierto. Hasta que llaga el domingo a las 8 de la tarde y tienes que volver a esa realidad. De depresión, de tristeza, de rabia, de impotencia, de frustración.
El tercer grado es una tortura, como concepto, no hace falta relatar las inmundicias que se producen en prisión. Esa sensación de falsa libertad erosiona día a día tu autoestima, la esperanza y las ganas de vivir. Para qué.


jueves, 29 de septiembre de 2011

SAYAK SIEMPRE TAN BRUTAL... Y EL MUNDO TAN GORE




"Estoy en la cocina, escucho el sonido de dos balas que han incrustado en un cuerpo (esto lo sé porque el sonido de las balas al aire es muy distinto). Son las 9 pm, estoy indignada porque la suprema corte de justicia ha decidido que el aborto siga siendo penalizado en Baja California. Escucho las balas y entiendo su lógica. Quieren que sigamos pariendo para que esxs niñas sigan engrosando las filas del capitalismo gore. Nosotrxs parimos y ellos nos los matan. ¿Cierto?"



Sayak Valencia desde Tijuana

Capitalismo Gore

lunes, 19 de septiembre de 2011

jueves, 1 de septiembre de 2011

ENTREVISTA A ITZIAR ZIGA, 23 DE JULIO EN GARA

(Foto de Iñigo Uriz. 5 de julio, Iruñea. Creo que era la única vestida de negro.)

Esta es la entrevista que me hizo Oihana Llorente y que salió publicada en euskera en el Gara del pasado 23 de julio. Lo compramos en las Ramblas y me dió tal subidón que por un rato logré olvidar que me había retorcido la rodilla una semana antes... bailando.

¿Cómo te definirías a ti misma?
_Joder con la preguntita. Venga, voy a empezar fuerte. Soy la mamachicho del feminismo vasco.

¿Licenciada en periodismo has ejercido como periodista? Y ahora ¿escritora?
_La primera vez que publiqué un reportaje fue aquí en el Gara, hace… ¿doce años? Por cierto, nunca más les interesó ningún tema que les propuse. Diles de mi parte que me hagan caso. En todo lo que hago, soy una freaki irreductible. Después fui la corresponsal en Barcelona del periódico feminista Andra durante los cuatro maravillosos años que duró. El último número creo que la mitad de las páginas eran mías. ¿Igual por eso cerró? Pero no soy apta para las prioridades periodísticas: impostar objetividad, inmediatez,… Sigo utilizando una grabadora vintage de casette.

¿Es la provocación tu arma de lucha? ¿qué efecto buscas con ella?
_La provocación siempre está en el ojo que ve y juzga. Y siempre se juzga desde la norma. Como bollera deslenguada golfa feminista radikal de extremísima izquierda e incapaz de disimular nada de esto, comprenderás que me es imposible pasar desapercibida. Además, tampoco quiero. Te hacen la vida imposible de mil maneras para que pagues por tu herejía y encima tienes que esforzarte en parecer apta. Sino gozo de los (dudosos) beneficios de acatar la norma, ¿por qué voy a cargar con su hipocresía? De cualquier manera mi provocación es dulce porque yo soy muy feliz en mi margen junto a las otras monstruas.

El libro que vio la luz hace una par de años tiene como fondo el feminismo femenino, ¿en qué consiste?
_Feminismo femenino, qué mal suena eso. Devenir perra es una visibilización lúdica y colectiva de un grupo de mamarrachas que elegimos el disfraz de la puta para resistir y gozar en este mundo heterocentrado, católico, aburrido y triste. Pero siempre hablo de una feminidad extrema, bastarda y antipatriarcal.

¿Como ves el feminismo? ¿y el transfeminismo, en que consiste?
_Creo que la lucha feminista está pasando por un momento dulce y expansivo, aunque todos los momentos son imprescindibles. El transfeminismo es una actualización más de la herejía feminista que pretende recuperar radicalidad, aglutinar más disidencias desde diferentes identidades de género e incorporar procedencias de lucha. El prefijo trans quiere insuflar hibridación y movilidad. Pero no se trata de ningún salto al vacío, hay un diálogo permanente y vivo con otras propuestas feministas igualmente cañeras y transformadoras aunque menos efectistas. En realidad, Olympe de Gouges, guillotinada en 1793, ya era transfeminista.

¿Está el feminismo listo para prescindir del género?
_No llego a comprender desde que malinterpretación de las ideas de Judith Butler o Beatriz Preciado se llega a sugerir que el feminismo debe aspirar a prescindir del género. El género es la herramienta de comprensión que nos ha ayudado desde mediados del siglo XX a comprender cómo operan las relaciones de poder patriarcales. Y en su misma definición alude a la versión que cada una y uno encarnamos de toda una complejísima combinación de mandatos sociales entorno a la feminidad y a la masculinidad. No somos globos de helio. Cuando escucho que debemos desmontar el sujeto político mujeres para avanzar en nuestra liberación, me entran ganas de abofetear. ¿Cómo hostias luchas contra la feminización de la pobreza sin aplicar nociones de género?

¿La lucha contra la violencia de género parece estar de moda no crees? ¿se ha avanzado mucho por parte de las instituciones?
_Como este sistema es tan perverso y todo lo fagocita en su favor, está aprovechando el aumento de la denuncia social contra la violencia machista para reforzar sus sistemas de control y vulnerabilizar todavía más a las mujeres. Ahí está nuestro trabajo feminista, no dejar de meter caña y de exigir que deje de ampararse esta violencia y vigilar que no se vuelva en nuestra contra esa lucha. Por eso el discurso contra la violencia machista no debemos delegarlo nunca en las instituciones. Debe seguir siendo siempre discurso y acción del feminismo autónomo.

Cámaras, seguridad, policías... ¿estas son las recetas para hacerle frente?
_Yo siempre digo, tu marido te acosa y te amenaza porque has decidido mandarle al carajo y tú tienes que quedarte en casita y salir a la calle acojonada esperando la muerte. ¿Órdenes de alejamiento? Cursos de autodefensa intensivos y eficaces para ellas y ven cabrón, ante la duda, yo la viuda. Les ha venido muy bien la alarma social frente al maltrato para reforzar los sistemas de control policiales sobre toda la población.

¿Porqué te llamas a ti misma puta?
_Porque el estigma puta es el mecanismo más perverso que ha ideado el patriarcado para doblegarnos y dividirnos a todas las mujeres. Quieren que nos peguemos la vida desmintiendo que somos putas, porque siempre estamos bajo esa sospecha. Y para que la defensa de tu conveniencia social tenga validez, debes señalar a una puta de verdad y distanciarte de ella. Además, así te creerás que la mierda de condición femenina decente a la que te aferras es satisfactoria para ti. Además, soy borracha, hablo alto, me vuelven loca las lentejuelas y las medias de encaje, mantengo la cabeza alta y la mirada fija,… Socialmente soy leída como puta.

Se habla mucho de ellas, sin hablar con ellas...
_Porque cuando ellas hablan, lo desmontan todo. Por eso a mí me encanta escucharlas. Sobre todo a las putas callejeras empoderadas. Como mujer inadecuada, a mí me han enseñado mucho a ser fuerte en esta mierda de mundo misógino.

¿Cree que es la autodefensa feminista la mejor solución a la violencia machista?
_Sin duda. Aunque cada día siento más, junto a mis adoradas e imprescindibles Medeak, que para cambiar de paradigma, debemos empezar a desterrar verbos como resistir, defender. Siempre respondiendo sin dotarnos de la capacidad de crear. Mis Medeak, cuando organizan fiestas, advierten con un cartel en la entrada: cuidado, estás entrando en zona feminista. Imagina qué diferencia de enunciación respecto a los típicos: no se permiten agresiones sexistas.

¿Qué papel deben tomar las instituciones?
_Uf, Pregunta trampa. Voy a sacar la cresta para responderte: darnos la pasta y jodernos lo menos posible.

Y los hombres, ¿deben aportar en la construcción de otro tipo de sociedad?
_Es evidente que no están a la altura de la transformación que nosotras hemos emprendido. No son capaces de generar un discurso deconstructor de su género y mucho menos de generar acción colectiva para desmontar el orden patriarcal. Hace años era más jarekrisna y repetía aquello de: ellos también están jodidos y bla bla. Ahora tengo cada vez más claro que deben sentirse cómodos y compensados con las cosas como están porque no las cambian. Por supuesto que hay tipos fantásticos y auténticas chungas misóginas. Pero cada día me celebro más por haber elegido ser bollera y no pegarme la vida esperando que Él avance.

La violencia que padecen las mujeres tiene mil caras, ¿cómo se puede combatir a todas?
_Yo lo tengo muy claro: fe-mi-nis-mo. En mi trabajo como periodista tuve la gloriosa oportunidad de conocer a grupos de mujeres muy diversos. Y comprobar que esas redes de activismo que se tejen horizontalmente entorno a una circunstancia funcionan como células de empoderamiento salvavidas para las mujeres. Y todas han desarrollado desde su experiencia encarnada colectiva análisis y estrategias frente a la violencia estructural machista. Las afectadas por cáncer de mama, las trabajadoras domésticas, las discapacitadas, las moras con hijab, las lesbianas, las trabajadoras del sexo, las transexuales,…

¿Cree que el feminismo ha perdido su radicalidad? ¿Debe de recuperarlo?
_Demasiadas veces escucho que el feminismo se ha aburguesado o institucionalizado y me jode mucho. ¿De que feminismo hablamos? Es un ataque tan fácil y tan insultante para miles de mujeres que se organizan en infinidad de grupos y generan otros posibles. Nosotras llevamos lustros ofreciendo alternativas. Claro que el enemigo es muy grande y está armado, no nos lo pondrá nunca fácil. Se aprovechará todo lo que pueda de nuestro trabajo sin reconocernos y para neutralizarnos. Pero vivir emparanoiadas con que nos van a asimilar es como viajar con palos en las ruedas. Y estoy hasta el coño de ese negativismo enfermizo de la izquierda. Soy apocalíptica eufórica.

¿Cuales son esas propuestas trasnformadoras menos efectistas de las que hablas?
_Hay mucho trabajo hormiguita fabuloso que se desprecia e invisibiliza porque no pretende erigirse como vanguardia pero que tiene la mágica facultad de volver habitable esta mierda de mundo heteropatriarcal construido contra nosotras. Tamaia, por ejemplo. La asociación de mujeres contra la violencia familiar machista que ofrece terapia gratuita a víctimas del maltrato en Barcelona y que ha reprogramado a miles de mujeres, entre otras yo.

¿El transfeminismo cree que es cercano a la sociedad?, ¿es aglutinador?
_Creo que se está generando un diálogo ilusionante.

Y el pornoterrorismo, ¿qué significado tiene este movimiento?
_¿Movimiento? Todo el pornoterrorismo se concentra alrededor de una monstrua demoníaca y colosal llamada Diana J. Torres que expande abyección sexual en todo lo que hace. Un consejo veraniego: leed su detonador libro publicado en Txalaparta. Benidorm mutará en orgía en Chernobyl.

Tras Devenir Perra vino Un zulo propio, una colección de textos breves, ¿con qué nos sorprenderás en breve?
_Lo estoy terminando ahora mismo. Es otro alegato incendiario de los míos contra la sexofobia vasca. La estoy gozando porque me estoy desgañitando contra la maldita moral puritana católica que tanto nos ha colonizado.

¿Qué respuesta esperas de tu próximo libro?
_Que nuestro pueblo se saque la maldita cruz del recto y empiece a follar más y mejor.


martes, 28 de junio de 2011

LA LESBOFOBIA ATACA DE NUEVO (COMO SIEMPRE)

(María y yo en plena acción, por Rodrigo Van Zeller.)



(MI ARTÍCULO PUBLICADO CON MOTIVO DEL 28J EN EL MAGAZINE FEMINISTA PÍKARA)


"Ni permiso ni perdón. Nagore Iturrioz"

Hace a penas unos meses, en un lugar de cuyo nombre no quiero acordarme, estábamos unas amigas y yo pasando la tarde alegremente. Embriagadas por las cervezas y por nuestras risas. Algunas de ellas querían ir a un bar que ya no frecuento, ni frecuentaré jamás. A pesar de que la vez anterior que había estado allí con mi novia, sufrimos una agresión muy salvaje de un machorro y nadie nos apoyó, decidí acompañarlas. Supuestamente, ese es un bar guay donde las lesbianas podemos mostrarnos libremente y las mujeres bailar tranquilas. Éramos seis. Entramos, pedimos nuestras bebidas y antes de que nos las sirvieran, ya había un tío revoloteando a nuestro lado e imponiéndonos el contacto con él. Esa tarde estábamos tan contentas que no respondimos a la primera, simplemente, no interactuamos con él. Es decir: le ignoramos. Se fue poniendo más pesado, invadiendo nuestro círculo, clavándonos su mirada insistentemente y diciéndonos cualquier gilipollez que también he olvidado.. Entonces vino una chica que estaba con él, al parecer su novia, y nos soltó: “¿Por qué sois tan bordes con él? Lesbianas de pelo rapado amargadas que no folláis.” Ahí sí que respondimos, verbalmente. No merece la pena entrar en más detalles pero las gafas de sol de una de mis amigas terminaron en el suelo aplastadas por él, o por ella, no recuerdo. Ese fue el primer asalto físico contra nosotras. Acabamos pegándonos en la calle con ellos dos, con otra pareja hetera amiga de ellos y con todo el barrio contra nosotras. Ellos y ellas tenían un aspecto de modernillos que no delataba para nada su enfermiza lesbofobia. Y ninguna de nosotras llevamos el pelo rapado, al menos toda la cabeza.

Siento comenzar este artículo con tal mal rollo, pero así muchas veces es nuestra vida. No nos perdonan que no acatemos el heterodestino, que no tengamos un maromo, o simplemente un chico, a nuestro lado. Cuando nos agreden y respondemos, siempre somos nosotras las violentas porque, como disidentes, defendernos no nos está autorizado. Tenemos que seguir pagando por nuestra herejía lésbica. Y, sobre todo, por no escondernos, armarizarnos. Por ser visibles. ¿Creíais que esto ya no pasaba? Vivimos tiempos complicados.
Por un lado, probablemente el mejor contexto social para la diversidad sexual que se haya dado jamás. Ganado a pulso por el movimiento feminista y lesbianista. Sin duda. No nos han regalado nada. Y, como siempre, la reacción de la bestia contra esa amenaza que, por el simple hecho de existir como bolleras, suponemos para su modelo hegemónico heteronormativo, en el que se sustentan el patriarcado y el capitalismo. Este es un repaso a las nuevas, y no tan nuevas, caras de la lesbofobia. Porque chicas, hermanas, la guerra continúa. Eso sí, nosotras siempre nos lo pasamos mejor.
Como decía, a mayor visibilidad, mayor posibilidad de existir plenamente. Aunque también aumenta nuestra vulnerabilidad porque, por mucho que nosotras hayamos cambiado, el contexto social en el que no tenemos otro maldito remedio que vivir, no cambia ni cambiará de la noche a la mañana. Igual que los crímenes de los machos contra quienes ellos creen legítimamente sus mujeres se agravan cuando ellas descubren (repito, gracias al desafío y al trabajo feminista) que no tienen porque ser sus esclavas, Ahora mismo se está dando una reacción contra esa posibilidad de existir que nos hemos ganado. Sólo hay que recordar esas miles de familias patriarcalmente legitimadas que salieron a las calles con banderas españolas a exigir que sigan siendo ellos los únicos permitidos. Quienes jamás se manifiestan en las calles por nada, ya que las reglas del juego les favorecen (o eso creen), salieron en masa para que nosotras (maricas, bolleras y trans) no empezáramos a tener ni un solo derecho.
Nos odian porque les recordamos que sus miserias de vínculos heteropatriarcales son evitables. Nos odian para no tener que pensar en si el modelo jerárquico, misógino, sexófobo y triste de vida que les impusieron y acataron merece la pena ser vivido. Y en esto, no se diferencian en nada los foros de la (heterofascista)familia y las dos parejas que nos agredieron aquella tarde. Cualquiera de las dos chicas tenía más pinta de bollera que yo. Y de los chicos, ni hablemos. Una vez escuche a la Laura Bugalho (aguerrida sindicalista galega trans bollera y amiga): Nos odian porque les jodemos.
Cuando María y yo salimos a la calle juntas, el acoso de los machorros es incesante. Las dos tenemos bastante pinta de putas. Y cuando ven que somos novias, que existe un vínculo sexual entre nosotras, enloquecen. Claro que afortunadamente hay días en que la gente desconocida con la que nos topamos nos ignora, incluso nos sonríe. A veces algunas veces le da a una por creer en la maldita humanidad.
La siquiatria decimonónica apuntaló que las lesbianas somos potencialmente asesinas porque el delicado equilibrio de la mente femenina se fragmenta en nosotras al desarrollar deseo sexual por otras mujeres y, sobre todo, al negarnos a tener un hombre al lado que nos controle. ¿Os parece obsoleto y ridículo este diagnóstico? Pues perdura y cala bastante más de lo que creemos. ¿Qué pasó con Dolores Vázquez y qué factor de su vida hizo que ingresará en prisión por asesinar a la hija de su exnovia cuando ni una sola prueba le inculpaba? Era una lesbiana evidente y reconocida.
Hace unos meses, una amiga que estaba en prisión fue llamada por la trabajadora social de la cárcel. Estaba pendiente de conseguir el tercer grado pero la amable funcionaria le advirtió que ella se opondría. Le dijo que había rastreado su blog y los de sus amigas (nosotras), que éramos una panda de lesbianas, que nuestra vida era pura promiscuidad y drogadicción. Y que iba a presentarla en su informe como una sociópata. Hay que decir que mi amiga, a demás de bollera y golfa, era siniestra. Durante unos meses controlamos contenidos en nuestros blogs para no perjudicarla, pero ya no importa. Mi amiga logró el tercer grado pero se suicidó justo hace dos meses. Sin matar a nadie.
También otras amigas abiertamente bolleras (Medeak) fueron hace poco criminalizadas por los contenidos de su blog. Y condenadas a pagar una multa a un baboso que les había agredido en un bar porque ellas respondieron tan agresivamente como él las atacó primero. En el juicio se las retrato como una panda de lesbianas resentidas que salen por la noche a pegar a hombres. Como siempre, la autodefensa en las mujeres se lee socialmente como violencia. Y otro día tuvimos que salir cuatro amigas de un bar porque todo un grupo de tíos, al comprobar que no les hacíamos ni caso, nos fueron molestando y agrediendo físicamente hasta que nos fuimos. Nos escupieron la bebida a los ojos para cegarnos (yo perdí la visión durante unos minutos rodeada de agresivos machorros) y nos dijeron que “íbamos de sobradas” porque no quisimos hablar con ellos ni fingir que nos interesaban sexualmente. En cuanto vieron a dos de mis amigas besarse, se volvieron locos. Eso sí, nosotras respondimos.
También en algunas redes queer se nos ha acusado de ser violentas porque hablamos alto y de insistir en nuestro lesbianismo. Parece que en según que sectores de lucha no binaria, que juegan a la desfachatez política e insultan la inteligencia de Judith Butler o Beto Preciado al invisibilizar la dominación machista, molesta nuestra identidad bollera. Ese: a mí no me gustan las etiquetas. Como si fuéramos globos de helio. Vamos, no me jodas. Artista puede ser una etiqueta, punk puede ser una etiqueta, rubia puede ser una etiqueta, borracha puede ser una etiqueta. Bollera es una enunciación vital históricamente masacrada y oprimida desde la que muchas mujeres tenemos una posibilidad de existir sin autobikotearnos ni doblegarnos.
En este sentido, cada vez necesito más por la vena el discurso lesbianista de las MDMA. “Cuando hablamos como bolleras radicales (asumiendo que somos multiidentitarias), nuestro único intento es poder utilizar nuestra práctica política como un instrumento importante contra el heteropatriarcado... Uno más entre las millones de estrategias antipatriarcales adoptadas desde la individualidad o desde la colectividad, y que no es mejor ni peor que el resto. Pero que sí ha sido invisibilizado por el esencialismo feminista, el movimiento LGTB y su capital rosa y esperemos que no por el movimiento trans.” Hablamos de identidades estratégicas y sobre todo, de no tener que justificarnos políticamente porque otros nunca han tenido que hacerlo.
Las feministas ya hemos comprendido con el tiempo que jerarquizar luchas no sólo prioriza a menudo a quienes más legitimidad social tienen, sino que además no nos lleva a ningún lado. No podemos ser tan estúpidas de actuar como si maricas y bolleras ya hubiéramos alcanzado una posibilidad de existir sin marcha atrás y ahora llega la hora de las y los trans. Además, no puedo con esos irritantes antagonismos victimarios en plan “yo estoy peor que tú, yo sufro más discriminación. La historia no es una línea ascendente y la palabra progreso miente. Hay que seguir identificando y combatiendo las nuevas (y no tan nuevas) estrategias de la lesbofobia y de la homofobia. Sin olvidar nunca, además, que todos los odios hegemónicos entorno al género se sustentan en la misoginia o en la fobia a lo femenino. (Igual que todos los odios hegemónicos entorno a la raza se blanden desde el supremacismo blanco.)
Seguir aprendiendo a defendernos unas a otras. A generar espacios de seguridad y gozo colectivos. A minimizar el inmenso daño que recibimos cuando respondemos a su violencia. A no cuestionarnos unas a otras y empalizar políticamente. A no reprocharnos a nosotras mismas las alianzas que elegimos y tampoco las que no elegimos. A pedirle aliento y protección divinas a Sylvia Rivera, aquella travesti puta portorriqueña yonky sintecho guerrera y activista siempre que lanzó un tacón contra la policía el 28 de junio de 1969 en la puerta del bar Stonewall en Nueva York. Y a celebrarnos cada día no sólo por resistir y plantar cara al enemigo heterodominador, sino también por disfrutar cada minuto de estas vidas que son más nuestras porque nos las hemos ganado a pulso.

jueves, 9 de junio de 2011

PERO CUÁNTO DAÑO NOS HA HECHO LA MALDITA CHAVELA...



Aprovechad, qué pocas veces se me escuchará reconocer esto. A veces me asusto de mi alcoholismo, a veces algunas veces. Maldita Chavela Vargas: pero cuánto daño nos has hecho a las bolleras. Convertidas por siempre en adolescentes borrachas. Y para colmo la señora que no se muere, dándonos penoso ejemplo de que una puede sobrebeber ebria mil años. Hoy en vez de extraña me siento una auténtica cerda... A ver si encuentro en las páginas amarillentas algún Proyecto Hembra.

miércoles, 1 de junio de 2011

(Adoratriz de Lady Gaga y de la botella aferrada a su etílika y kerida "miga" Laura.)



Frase del día (gracias Alira por acordarte de mi al leerla). Dedicada a mi amada progenitora que me dejó faltar a clase el día siguiente de mi primera borrachera. Yo tenía 11 años. Zorionak amatxo:


"Sigo una dieta borracha. El alcohol me vuelve más creativa. Me gusta beber whiskey y otras cosas cuando trabajo. El asunto es que tengo que trabajar todos los días."
Lady Gaga

viernes, 27 de mayo de 2011

YO POR MI FLEKILLO, MA-TO!!!

(Foto de I.Z. realizada en Tolosa de Mar por su "miga" Ana Elena Pena. En aquellos cercanos pero felices tiempos en que el flekillo no estaba proscrito.)



Desayunando en mi cafetería de marujas favorita, me encuentro con la terrible noticia: EL FLEQUILLO IMPIDE RENOVAR EL DNI. Hay que joderse, hasta por eso me voy a tener que pelear en esta mierda de mundo que se empeña en democratizarnos a todas desde la media más mediocre. En fin. Se me ocurre, por ejemplo, montar un comando de flekilludas cabreadas y desde nuestra identidad estratégica/estética, plantarles cara (nunca mejor dicho). Insumisión al DNI. Es curioso, porque tras debatirse si las moras podían o no salir retratadas con su hyjab, una norma interna policial apostó por no prohibir, siempre que permita la identificación de la sujeta en cuestión. Buen rollito, libertad religiosa. Por un lado, es evidente que volvemos a lo de siempre: sólo se cuestiona la indumentaria femenina. Porque, que yo sepa, una barba cerrada de hombre cubre el rostro bastante más que un pañuelo o un flequillo. ¿Y si el sujeto delincuente tras cometer el delito se afeita el bigote? También sé que yo poco me fijo en los hombres, pero es evidente que con barba o sin barba cambian un huevo. Pero nadie ni se plantea obligarles a ir siempre imberbes. A nosotras, sí. El hyjab: va, venga, para que veais que nos somos islamomisóginos os dejamos aparecer en la foto con él. Aunque a ver si os permiten entrar en la escuela. El flekillo: ahora mismo bajo sospecha. Yo la flipo porque, además, cuando ves esos capítulos de csi en los que idetifican al asesino por un pedo que se echó en la escena del crimen, no entiendo cómo aquí necesitan una foto en plan anuncio de antiarrugas para cotejarla con la presunta lo que sea. Porque el DNI está para cazar malos, por eso nos obligan no sólo a tenerlo, sino sobre todo a llevarlo encima. Yo no salgo sin el puto carné ni para bajar la basura. Pueden llevarte a comisaría para identificarte. Soy vaska, y las vaskas solemos tener pesadillas con los maderos y manía persecutoria. Cómo pa no. Y esa es otra. Me cuesta creer que sacarse ahora de la manga lo de "nenas, flekillos fuera", y más aún en el megafachoso Diario de Navarra, no sea una estrategia... antivaska. (Como venganza por los resultados electorales del 22M) Estaréis diciendo, ¡pero cómo se le va la pinza a la Ziga! ¡Y luego presume de que beber no la daña! Ja, ¿habéis estado alguna vez en una mani por el acercamiento de los presos en Bilbao? Para mí es un suplicio: miles de chicas con el flekillo minifalda (que diría mi amiga Olga) impecablemente delineado. ¿Acaso van todas en masa a la pelu esa misma mañana? Os juro que voy a comprobarlo un día en plan premio pulitzer (una es periodista, se nota). Me hago un recorrido por las villas vaskas más salerosas de pelu en pelu con cámara oculta. ¡Y quieren acabar con esta seña de identidad! Mi amona solía decirme que en mi frente podía aterrizar un helicóptero. Yo lo de no tener abuela lo interpreto así. Menos guapa, te decía de todo. Y, a pesar de que junto a María y a Lore presumo de tener seis dedos de frente (a veces fantaseamos con la idea de que un día dominaremos el mundo las de frentes despejadas), me gusta que unos centímetros de pelo oculten parte de mis ideas. Mierda, tengo que renovarme el dichoso documento en breve. Ojalá pudiera esperar a que se calmen las aguas y esta absurda norma se olvide... Se me ocurre algo. Fotografiarme con hyjab para el DNI. Qué pasa, Itziar Ziga, musulmana. Apoyarnos como siempre entre las que siempre estamos en el punto de mira. Insalah...



(Claro que, hasta con el niqab, se me asoma el flekillo. Es congénito.)

miércoles, 18 de mayo de 2011

RABIA PUTTANA KOREANA





Esto es justo lo que necesitaba(mos) para recuperar el pulso y la risa maléfika. Explosión de puttanas en Seul contra el acoso policial. La prostitución fue prohibida en Corea del Sur en el 2004 (infames abolicionistas, nos las vais a pagar!!!). Y ellas, hasta el coño de la violencia institucional y la marginalidad social a las que las ha sometido esta norma patriarcal, salieron a la calle, de día, hace poco, así de guerreras y monstruosas.

PUTTANA POWER!!!

XENA POWER!!!

PATRI POWER!!!

las putas, las bolleras, las sintecho, las golfas, las violentadas, las marikas, las pobres, las travelas, las borraxas, las siniestra(da)s, las perkanciadas, las imposibles, las amazonas,... estamos juntas... y distinguimos vuestro rostro abominable... pero siempre preferiremos reconocernos y amarnos entre nosotras antes que odiaros,


¡¡¡SOBREBEBEREMOS!!!


también necesitaba por la vena las palabras de mis Medeak

y gracias a Lolito Power porque siempre encuentra estas cosicas marcianas por interné y me las pasa generosamente
y, traido de mi hermana loba María Llopis, y del Colectivo de Putas y Amigas Hetaira...

mientras cae la primera tormenta de verano sobre Iruñea... y yo siento que se me oxigena el alma


lunes, 16 de mayo de 2011

BRAVA MARIANA HUIDOBRO, COMO SIEMPRE...

La conocí en la puerta de los juzgados de Barcelona aquella espantosa noche del 6 de febrero de 2006. Yo acababa de enterarme tras quizás treinta llamadas a hospitales y comisarías de que Alf y Patri no estaban de fiesta, sino detenidos. Su hijo había conocido la misma desventura. Desde entonces, tantos abrazos, y hasta en los peores momentos, su sonrisa. Fue su hijo Rodrigo a quien eligieron de entre los 9 detenidos como cabeza de turco number one. Contra la normativa carcelaria, él sigue preso. Me encontré con Mariana en la presentación del Pornoterrorismo de Diana en Sant Jordi, ya por la noche. Nos contamos la vida. Aquella fue la última vez que vi a Patri... Nunca olvidaré lo que sucedió entre Mariana y yo instantes después de conocer la infame sentencia del 4F. Nos abrazamos una vez más. Yo le decía aliviada: Rodri saldrá pronto. (Nos esperábamos una condena todavía más descabellada para él). Ella lloraba por los míos. (Iban a entrar en prisión.). Ese amor que nos tenemos, nunca lo conocerán ellos. Nunca. Y en el dolor y en la rabia que seguirán asaltándome mientras viva por no doblegarme y por amar a quienes no se doblegan, sentiré siempre el abrazo de esta mujer tierna e invencible. Y se me calentarán las entrañas.




A propósito de la muerte de Patricia Heras, condenada en el montaje 4F del gobierno catalán, una carta de Mariana Huidobro, madre de Rodrigo Lanza al alcalde de BCN.


Señor Jordi Hereu:
Este martes 26 de abril del 2011 se suicidó Patricia Heras, una de las encarceladas por el caso de Sant Pere més Baix.
Le refrescaré la memoria por si no sabe a quien me refiero.
El 4 de febrero del 2006 se realizó una mega-fiesta en una casa ocupada, de propiedad del Ayuntamiento, y que había sido precintada. Los vecinos reclamaban por el ruido y se dispuso la presencia en el lugar de cuatro Guardias Urbanos. Cerca de las 6,30 am de esa mañana, se produjo un enfrentamiento, en el que, desgraciadamente, quedó en estado vegetal un policía. Se detuvieron a siete personas en el lugar. Tres de ellas que estaban en la calle y cuatro que salieron de la fiesta. Más tarde, se detuvo a Patricia y a un amigo suyo en un hospital.
Esa mañana la policía entregó un informe al entonces Alcalde de Barcelona, Joan Clos, que, cómo él mismo ha incluso ratificado años después, decía que “una maceta lanzada desde el interior del edificio” había herido al policía.
Nadie sabe qué sucedió con ese informe, al parecer ni el mismo señor Clos, pero desde luego que usted, señor Hereu, sí lo sabe. Usted era entonces Concejal de Seguridad y Movilidad del Ayuntamiento de Barcelona, y es lógico que en una situación tan grave, este informe haya seguido su curso correspondiente antes de llegar al entonces Alcalde.
También sabe de este documento la entonces Consejera de Interior, Montserrat Tura.
Pero claro, había un policía gravísimo, y el Ayuntamiento era propietario del edificio desde el que se lanzó la maceta, además de ser responsable de haber enviado a cuatro policías, sin protección, a un lugar donde había más de 1.500 personas.
Lo que sí sé, es que el informe desapareció. La versión de la policía fue cambiada por otra que permitía culpar a las personas detenidas al azar y, de esta manera, sacarse la responsabilidad de encima y comunicar con bombos y platillos que “justo”, increíblemente, se había arrestado a todos los culpables del altercado.
Para hacer esta nueva versión, hicieron pasar a los camiones de limpieza del Ayuntamiento que lavaron la calle borrando todas las pruebas. Luego redactaron el cuento con los nombres de los detenidos, culpando de lo más grave a los sudamericanos.
Esto, señor Alcalde, se llama corrupción y racismo.
A mí, como madre de Rodrigo, el principal inculpado, se me habla siempre del policía herido. Claro. Hay una víctima grave: hay un policía que quedó para siempre en estado vegetativo. Pero ustedes, para quitarse la responsabilidad, en vez de investigar lo sucedido, que es lo que todos siempre hemos pedido, cambiaron los hechos, callaron a la prensa, culparon a los más débiles y luego pintaron la situación con bonitas palabras.
Le dijeron a la mujer del policía y a sus hijos que fue Rodrigo quien lanzó una piedra (la segunda versión es de una piedra lanzada desde la calle, así podían acusar a alguien que detuvieron allí y que no estaba en la fiesta). No les interesa que esa mujer sepa la verdad, al contrario, así para ella su dolor tiene un rostro, el de mi hijo. Así ella no sabe de la responsabilidad del Ayuntamiento por la situación de su esposo. Jugaron con el derecho de ella y de sus hijos a saber la verdad, o al menos, a intentar saber qué sucedió.
A los tres sudamericanos se los tuvo dos años en prisión preventiva. Le recuerdo, señor Hereu, que hicimos hasta una huelga de hambre para pedir justicia. Le recuerdo que prometió en público recibirme, para luego no hacerlo.
Se realizó una farsa de juicio, porque la sentencia de culpables ya estaba escrita tanto por usted como por la señora Tura. Se apeló al Tribunal Supremo que ratificó la sentencia. Se pidió un indulto. Nada.
Los cinco principales acusados tenían que entrar a prisión.
Rodrigo ya ha cumplido más de tres años preso. Esto le pasó a los 21, ahora tiene 26.
Patricia entró en octubre a la cárcel. Salió dos meses después en tercer grado. Tenía que ir a dormir a la cárcel y trabajar durante el día.
A veces la iba a ver a su trabajo, me abrazaba entusiasta pero me decía lo difícil que se le hacía ir a dormir a la cárcel. Ya sé que no le interesa, pero igual se lo digo. Patricia tenia una mirada tan transparente que la ocultaba entre dos rizos, porque era un mirar abierto, de un espíritu hermoso y bueno, pero herido y sufriente. Patricia era un ángel que necesitaba sus alas para volar, y ustedes se las cortaron.
Yo puedo entender a los policías que mintieron, acusando a los chicos, porque eran amigos del policía herido y necesitaban descargar su rabia con alguien. Lo podría entender, pero no lo acepto. Lo que no puedo ni entender ni menos aceptar es planificar un montaje para culpar a inocentes, lo que hicieron ustedes, los políticos.
Usted la mató, señor Hereu, la mató su cobardía, su falta de carácter y sentido de la justicia, su inmoralidad como político representante de todos nosotros desde su protegido ministerio.
La mató Montserrat Tura, por los mismos motivos.
Es culpable de su muerte también Joan Clos, que no hizo nada ni fue al juicio para ratificar lo que ya había dicho: que las acusaciones eran falsas.
También son culpables de su muerte la Jueza de Instrucción Carmen García Martinez, los jueces de la Audiencia Provincial Jesús Barrientos Pacho, Carlos Mir Puig y Jesús Navarro Morales y los jueces del Tribunal Supremo D. Adolfo Prego de Oliver y Tolivar, D. Perfecto Andrés Ibáñez, D. José Ramón Soriano Soriano, D. Manuel Marchena Gómez, D. Luis-Román Puerta Luis.
Todos vosotros matasteis a Patricia, y yo no os lo perdonaré jamás.
Os desprecio porque sois corruptos y malvados, y os tengo lástima porque no llegáis ni a la sombra de Patri, ni de mi hijo Rodrigo, ni de ninguno de estos chicos y chicas acusados y castigados tan injustamente.
Habéis tratado de corromperlos a ellos, de hacerlos mentir con promesas de libertad para probar el montaje construido, pero no lo habéis logrado.
Patricia tuvo que volar en la libertad de la muerte.
Rodrigo está y seguirá luchando desde la cárcel, siendo, como él dice, libre a pesar de los muros, porque en el mundo, aunque vosotros no lo veáis, aún hay belleza, amor y valores, aún hay personas que no se dejan ensuciar con vuestra mierda y que, cada uno en su modo, son libres a pesar de las cárceles.
Y yo, Señor Hereu, no pararé hasta que hayáis pagado vuestros crímenes, a no ser que tengáis un ápice de humanidad e intentéis reparar lo irreparable.


Con desprecio,

Mariana Huidobro

Barcelona, 28 de abril 2011

viernes, 6 de mayo de 2011

TODO POR LA PATRI...

(Ella, la más bella.)



“Absolución”

He ahorcado a mi inocencia.

Su orgullo adolecido aún voraz no impide que se mee encima,

su belleza efímera,

expira con los últimos latidos suplicantes.

Perdida entre flujos corporales viscosos y detritos.

La he visto patalear rabiosa e indefensa hasta morir,

parecía más humana que yo,

en su rostro desfigurado leo un pánico sumiso y crudo

que me arde entre las piernas…

Le he cortado el cuello a mi ilusión,

la colgué de un semáforo ciego

y vi cómo se desangraba incrédula,

borboteando nerviosa,

vi el dolor brillar muy cerca,

se fue apagando velado tras su mísero destino.

Abro la caja y está vacía.

Poema de Patricia Heras


Patricia Heras, nuestra amiga, hermana y compañera dejó de existir el martes 26 de abril. Desde nuestro dolor y nuestra rabia, aún tan intensos como para poder salir a la calle a expresarlos, queremos comunicar lo que nos parece necesario para que no se sigan diciendo cosas inciertas o descabelladas sobre ella y su caso.
Patricia estaba desde febrero de 2006 atada a una acusación incierta y una sentencia de culpabilidad totalmente injusta y desacertada. Por culpa de esta situación tuvo que pasar dos años esperando un juicio injusto, tres años dependiendo de decisiones de personas sin alma, como casi dos meses en prisión y cuatro teniendo que ir a dormir allí. Todo esto lo llevaba con aparente sentido del humor y tranquilidad, como una guerrera.
Queremos expresar que Patricia no formaba parte ni del movimiento anarquista, ni punk, ni okupa, ni antisistema, ni nacionalista. Que era una mujer transfeminista y gótica, siniestra, romántica, madrileña de impura cepa, involucrada en la movida postporno y queer de Barcelona. Queremos expresar también nuestra disconformidad con que se la considere mártir o víctima. A ella no la mató nadie, se mató ella sola porque tuvo ovarios para hacerlo, no queremos que nadie se reapropie de su mérito y de su valentía para saltar. No hagáis de su decisión desesperada un crimen de estado porque fue su voluntad de acabar con su vida lo que la mató, aunque no dudamos que su circunstancia afectó firmemente a su voluntad.
A las personas más cercanas, en estos momentos, nos es muy difícil sobrellevar la presión de algunos medios o movimientos sociales que no la conocían y que han decidido convertirla en su bandera. Pero queremos ser parte de esa rabia colectiva y llevar a cabo una campaña en la que se sepa que Patricia era un ser excepcional y bello al que el Estado y el sistema maltrataron.
Queremos que se sepa de la gran afrenta que se cometió contra su persona, así como contra otro de los acusados del caso 4F, Rodrigo Lanza -en prisión desde hace 5 años-.
Queremos con todxs vosotrxs denunciar esta injusticia y que se conozca su caso, el 4F. Nos gustaría formar parte de todas esas acciones que se quieren emprender con tanta energía pero necesitamos nuestro tiempo de duelo para poder volver a sonreír y recuperar nuestra fuerza.
Reclamamos a toda la gente interesada por el caso de Patricia paciencia y comprensión, solidaridad con nuestro dolor y que esperen un poco a que podamos reaccionar correctamente a todo esto. En breve nos uniremos a esta lucha, que es la de dar a conocer la historia de Patri, que también es la nuestra, así como la historia de Rodri y la de mucha gente más maltratada por este sistema de mierda. Queremos que la historia de esta injusticia llegue lo más lejos posible y sirva para dar a conocer que el sistema legal está podrido y que es profundamente necesario un cambio en todo esto.
Mientras nos vamos despertando de esta pesadilla haced lo que el corazón os pida pero sin faltar a la verdad de Patri y sus ideas. Finalmente ella era una amante de la muerte y decidió ir a su encuentro. Os pedimos, mientras, que si queréis informar sobre el caso os remitáis a su blog (http://poetadifunta.blogspot.com/), porque sólo ella sabía lo que sentía, que os remitáis a su poesía, donde Patri expresaba sus sentimientos más profundos, y que no construyáis sobre su figura un ideal de algo contrario a ella, que no la convirtáis en lo que no era, que no hagáis de su decisión desesperada un crimen de estado, porque fue su voluntad de acabar con su vida lo que la mató.
Nosotrxs, su familia, su manada, os agradecemos todo el interés y el cariño, la energía y la fuerza que nos da saber que hay tanta gente que se solidariza con su caso. Y en la más sincera confianza os decimos que contéis con nosotrxs para lo que sea y que nos deis un poco de tiempo para digerir este palo tan grande. Cuando nos recuperemos, estaremos más fuertes que nunca, con ganas de luchar renovadas.
Gracias,


Diana J. Torres, Helen Torres, Rosa Ferrón, Flori Araujo, Ceci Puglia, Claudia Ossandón, Andy Clark, Lucía Egaña, Alfons, Elena Pérez, Majo Pulido, Silvia García, Mónica, Itziar Ziga, María Díaz, Javier Amilibia, Olga.

miércoles, 4 de mayo de 2011

ZOMBIEFEMMMINISMO, MÁS QUE NUNCA



Hoy necesito el ZombieFeminismo más que nunca. Hacía tiempo que tenía ganas de escribir aquí sobre este retuneo del feminismo radikal, pero no me salen las palabras. Como marginales de las cloacas, noctámbulas, monstruas, abyectas, temibles, hambrientas, apocalípticas, criminalizadas, gore, despelujadas, mamarrachas, radioactivas e irreductibles, somos zombies. Zombies del sistema. Si para mí hay una auténtica pionera en el ZombieFeminismo ella es Miss Perkances, mi María 6Pisos. Y akí tenéis su tan esperado blog, que arranca con esa demoledora inocencia que nos contagia en cada uno de sus dulces letales mordiskos.






Esta idílica imagen acompañaba una entrada sobre nuestra Patri que tuve que eliminar para que no siguieran jodiéndola en la cárcel con la excusa de que somos una panda de lesbianas sicópatas. Como ya nadie puede joderla más, va por ella. Todo por la Patri!!!!!

viernes, 8 de abril de 2011

¿Y SOMOS NOSOTRAS LAS OBSCENAS? (PARTE II)

(Foto de Jorge Boleas, 2002. Miradme bien porque sigo estando igual de buena. Incluso más.)


Hace unos días, estaba yo aburrida en algún tren cuando decidí distraerme con un ejemplar de El Mundo, ese periódico de humor español. Purita bazofia, aunque al menos no trata de disimularlo con pretensiones de imparcialidad como El País. En las páginas centrales me quedé horrorizada con un reportaje a todo color. Lo he buscado en la web de dicho diario, pero ya sabéis lo hábil que soy yo encontrando cosas. De todas formas me mantengo fiel a mi voluntad de no asustaros con imágenes chungas. Como diría mi querida Sayak, ¡cuánto daño ha hecho el feismo! A lo que iba, el reportaje recogía unas cuantas fotos de felices parejas heterosexuales, ellas exhibiendo su bombo de 9 meses y ambos dos con las camisetas de la maldita roja. ¡¡¡Se les veía tan orgullosos de haber engendrado la noche en que espanya ganó el mundial!!! Joder, qué pena, qué yuyu, qué asco, qué dentera, qué repelús,... ¿Y ellas? Presumir de que tu maromo te ha refollao to contento pensando en los goles... o en Shakira bailando el waka-waka, vaya usté a saber. ¿Esa exhibición de heteroespañolismo cutre no es obscena y las tetas de mi Dianita sí?

Uy, como diría Iñaka... si me dejaran a mí prohibir...

Y akí tenéis la primera parte de esta saga. Gracias de nuevo a Kattali por enseñarme a autorreferenciarme.

Y enseñarle las tetas a la iglesia contra la criminalización del feminismo, akí.

martes, 5 de abril de 2011

WELCOME TO PORNOTERROR!!!!

(Dianita y yo fa anys en una fiesta salvaje. Foto de Andy Clark.)
Cuesta mucho escribir sobre la obra de una "miga", más aún si está construida tan jodidamente bien y con tanta verdá como lo hace Diana J. Torres Pornoterrorista. A una le faltan palabras, como decía Mercè Rodoreda, "s'haurien de fer". Por ello voy a situarme tras lo escrito por otro, Mikel Soto, editor y amigo de Txalaparta. Y a recomendaros desde el coño y el alma que la leáis, que os arméis de subversivos orgasmos con ella frente a un sistema que se empeña cada vez más en clausurar todos nuestros orificios para cortarnos las alas y ensombrecernos el paso.

(Por cierto, de su presentación mundial en Iruñea el pasado 17 de marzo se editó un pequeño vídeo en el que salimos inocentemente Diana, Mikel y yo. Youtube lo ha censurado, oh cielos, ella mostraba sus tetas. Tenéis el vídeo prohibido en la web de Diana arriba señalada y el comunicado de prensa de la editorial.)

Diría que los editores miramos a los libros que publicamos con los mismos ojos que un cocinero mira un plato listo para ser llevado a un comensal. Ya que, si existe algún tipo de diferencia entre nuestro trabajo y el del resto de artesanos, está en la materia prima: las ideas. Y las ideas no son para comer con cuchillo y tenedor, como dice el enmascarado V; son a prueba de balas. Las ideas cambian el mundo y, en una pequeña medida, a veces, también los libros. La colección que como editor dirijo hoy en día, precisamente echó a andar con un libro que me cambió la vida: One day in my life, de Bobby Sands. Y la posibilidad de editar un libro que le cambie la vida a alguien es una de las razones que me llevan a diario al trabajo.

El pasado verano, mientras leía en un bar de Iruñea la primera versión de lo que se ha convertido en el libro de Diana J. Torres, Pornoterrorismo, tuve la sensación de que le iba a cambiar la vida a alguien. Hacía tiempo que nada me impactaba tanto. La radicalidad del discurso, junto con una inocencia que no había sido capaz de percibir hasta que Itziar Ziga me la señaló, hacen de este libro un cóctel explosivo. La apología extrema de la libertad, el intento de convertir lo privado en público, la llamada a desaprender, a apoderarnos del lenguaje del sistema… el pornoterrorismo es un claro intento de poner todo patas arriba y llegar un poco más lejos.

En mi colaboración del diario Gara de sanfermines de hace dos años, plantee la discusión sobre si meterse botellas de coca-cola por el culo era revolucionario. Hoy, con la ayuda de Diana, vengo a plantear que, efectivamente, lo es. Uno de los protagonistas de su libro, Manolo ( http://hazteunmanolo.blogspot.com ), da en el clavo: “El ejercicio responsable de la libertad amplía la verdad, y a veces la verdad es orgásmicamente subversiva”. Porque, al contrario de lo que creemos, la libertad ensancha la verdad, y no al revés. Y nuestra libertad topa con la del prójimo mucho menos a menudo de lo que nos tratan de hacer creer.

Por eso, es hora de poner todo en duda y dar marcha atrás en lo aprendido. En la ikastola o el colegio nos enseñan que las primeras veces que practiquemos el sexo con penetración podemos sentir dolor pero que, con el tiempo, se vuelve satisfactorio. No entiendo por qué no nos enseñan lo mismo sobre otras prácticas sexuales. Nadie rechaza la penetración porque una vez le resultara dolorosa. Pero utilizamos la dinámica científica de ensayo-error únicamente para practicar el sexo heteronormativo, para nada más. El resto de cosas tiene que aprenderlas una o uno mismo, a ser posible en la oscuridad y el silencio, ya que muchas de estas prácticas siguen siendo enfermedades mentales según la psiquiatría actual.

En la conformidad y complicidad de la cama he pegado y me han pegado; he atado y he sido atado; he penetrado y me han penetrado: he meado me han meado; he compartido el sexo con varias personas… Así, con los años, he ido aprendiendo mis límites. Cuán estrechos o anchos son. Como decía el poeta Blake: “El camino del exceso conduce al Palacio de la Sabiduría, porque tú no sabes qué es suficiente hasta que no sabes qué es más que suficiente”. Y sigo aprendiendo mis excesos y mis suficientes. Porque el ejercicio responsable de mi libertad amplía mi verdad, y la de este mundo.

Diana, en busca de alguna explicación, cree que el origen de su libertad está en la educación jipi que le dieron su padre y su madre. Como ejemplo de ello cuenta que en su casa no había puertas y, entre risas, nos confesó que lo primero que había comprado con su dinero fue una puerta para su cuarto. Me conmueve pensar en esa niña que ha venido a dar una patada a las puertas de nuestra imaginación arrastrando una pesada puerta hasta su casa. Ella, como Verónica, ha escrito que la vida es una cárcel con las puertas abiertas. Y las puertas, a veces, en vez de para abrir, son para romper.


Apología del terrorismo (Traducción del artículo Terrorismoaren apologia, publicado originalmente en Gaur8)

Mikel Soto

viernes, 4 de marzo de 2011

8 de MARZO... ONE MORE TIME


¿Qué es lo diferente/otro sino lo dominado?
Monique Wittig
Se aproxima la gran efeméride... y todavía no nos hemos puesto de acuerdo sobre el origen de esa fecha. Angela Davis asegura que celebramos una gran manifestación de mujeres obreras, negras y blancas, que se dió en Nueva York a principios del siglo XX. Nenas, lo siento, tengo su maravilloso Mujeres, raza y clase a veinte centímetros de mí, pero me da un perezón terrible buscar la cita exacta y el año. Aquí ya sabéis que no vais a encontrar nunca datos exactos y contrastados, alergia al periodismo que tiene una. De cualquier manera, lo que es seguro es que el 8 de marzo no murieron nosecuantas obreras abrasadas en una fábrica, aunque sí sucedió muchas veces a lo largo de aquellos remotos años de industrialización feroz y más feroz aún lucha obrera. Hasta para ensombrecer el día internacional de la lucha feminista nos han trucado la memoria con el fin de victimizarnos!!!
Y volveran las estúpidas preguntas: ¿por qué os empeñáis en celebrar este día, mira que sois pesadas y vintage? ¿Acaso no son todos los días los de las mujeres?
Todos los años el mismo cuestionamiento gilipollas. Claro que a nosotras, las pesadas feministas vintage nos suda el coño tales críticas... Nenas, dientes, dientes, qué es lo que les jode...
En fin, hoy me he despertado peleona y con ganas de plantear aquí otro de los grandes peros que se nos formulan continuamente a las feministas (nuestras adversarias suelen ser todavía más pesadas y vintage que nosotras). Atención, pregunta: ¿por qué sólo mujeres?, ¿por qué sois separatistas?
Voy a respirar hondo así no vomito sobre el teclado y desintegro las tripas de mi fiel ordenador... Aspirar, espirar, aspirar, espirar,...
Igual os cuento una historia. Yo tenía 20 años o así, formaba parte de un grupo libertario y mixto en la uni. Nos pegábamos el día debatiendo, construyendo, organizando cosas, protestando y tejiendo alianzas puntuales con otros grupos radikales universitarios. Aprendí mucho esos años. Se aproximaba el 8 de marzo y una delegación de Akrazia, un chico y yo, nos pusimos en contacto con el grupo feminista Managaitz para montar algo juntas, juntos. El chico que venía conmigo era un encanto, bastante más suave de maneras que yo sin ir más lejos. Y surgió la pregunta, por nuestra parte, hacia ellas: ¿por qué os reunís sólo chicas?, ¿por qué discrimináis a los hombres?
Ellas, decidieron convocar una charla/debate para aclarar a quien fuera esa opción activista. Recuerdo que Pilar empezó diciendo: esta es la última vez que nos justificamos publicamente, pensad en lo que nos estáis pidiendo. Sentí vergüenza por haberles cuestionado. Yo ya había participado en algún grupo feminista pero nunca en profundidad. No tenía ni idea de las bases teóricas ni de la genealogía feminista. Me convencieron. Me uní a ellas... y poco a poco fui volcando más mi energía en la lucha feminista de manera que mis compañeros libertarios bromeaban y me decían cosas como "te han captado". Cariñosamente. Si hubo conflicto, no lo recuerdo. Aunque quizás la memoria buenrollista ha eliminado esos ruidos de mi historia.
Yo fui una de ellas, de vosotras. Yo me planté delante de un grupo organizado en base a una ideología que, aunque heterodoxa múltiple maleable blandiblú, tiene como poco más de doscientos años de historia y les dije: estáis equivocadas.
Ningún movimiento revolucionario es tan cuestionado continua y públicamente desde la extrema izquierda como lo es siempre el feminismo. Ninguno. Pensadlo. Misoginia, again. Ningún movimiento revolucionario puede hacer tanto daño al sistema. Por eso nos vigila, nos da la razón en algunas cosas, se aprovecha de nuestros logros en su beneficio, nos intenta comprar, convencer, fagocitar,... y también destruir. Y nosotras, escapamos.
Yo ni estaría viva sin feminismo.
Y volviendo al temazo (lo siento Pilar, one more time), cuatro declaraciones de principios, y a este paso, de finales:
1. ¿Por qué os molesta que existan espacios de exclusividad, seguridad, arraigo de mujeres cuando afortunadamente ya existen tantos otros espacios mixtos antipatriarcales y todos se coordinan y encuentran? Sino te sientes cómoda, no vayas.
2. ¿Para qué (y para quién) sirven los discursos no binarios que no denuncian la jerarquía heteropatriarcal entre géneros, es decir, que no son feministas?
3. ¿Por qué nos empeñamos en restar, en jerarquizar, en superar impostadamente lo que sangra, en vez de en sumar, mutar, confundir? ¿Por qué nos pedís a veces que renuciemos a un sujeto político mujeres tan potente políticamente y tan desesencializado (gracias a la lucha trans e intersex, y no sólo)? ¿Por qué ser tan gilipollas y tan irresponsable políticamente y dar un salto al vacío?
4. ¿Quién es tan imbécil como para asegurar que el género no existe? El género es construído, esa es su definición (me parto de risa cada vez que alguien dice que hay que desesencializar el género, karis, volved al parbulario en feminismo). Pero eso no quiere decir que no exista. ¿Tampoco existe la raza? Decírselo a las gitanas que están siendo expulsadas de la maldita Europa supremacista.
5. ¿Quién hostias os ha dicho que ser queer (me parto) o autoafirmarse híbrido, genderfucker, ameba, es superior en vuestra imaginaria escala revolucionaria que nombrarse mujer como estrategia política (o bollera)?
6. ¿Qué alianzas se pueden construir negando la identidad de la otra? Porque yo necesito a las moras con hyjab, a las trabajadoras del hogar cabreadas, a las dones no estàndars, a las putas, a las que han sobrevivido (y se han empoderado) tras un cáncer de mama,...

Yo no puedo estar orgullosa de ser (diagnosticada) mujer. Pero me felicito cada día de mi vida de haberme sumado a esa gran revuelta que dura ya más de dos siglos (Itu dice que muuuuuchos más, explícalo nena), que me ha permitido ser posible en un mundo construido contra mí y contra mis hermanas y que se llama feminismo. Radikal, of course, que una es de Rentería.

jueves, 3 de marzo de 2011

I love ANA ELENA PENA

(Ana Elena Pena, preparándote un café...)
Lo he tenido entre mis manos tan sólo unas horas, después lo regalé. Pero no paro de extrañarlo, lo quiero, lo necesito, me falta,... Hago pompas con saliva, el libro que acaba de publicar (con Melusina, cómo no) mi "miga" Ana Elena Pena. Un delicioso compendio de perversión, dulzura, mordacidaz,... Uno de esos libros que abrazas contra tu corazón porque sabes que va a devorártelo, suavemente. Pequeñas cápsulas de dinamita desde y contra la feminidad más letal que me hacen evocar todo el rato a la Highsmith más vengadora y lúcida de Pequeños cuentos misóginos, pero narrada esta vez desde las mismas entrañas. Estoy enganchada, quiero más. E iluminada por esas muñecas rotas y zombies que sólo sabe dibujar Ana Elena. Uno de esos relatos a los que tienes ganas de migrar porque sabes que caerás en todas las trampas, pero sin sacrificar tu carne porque es de goma, de gominola. Y se lo dije a ella este weekend en Tolosa de Mar (eskerrik asko, ItuBull, kariña!!!): nena, tu libro me pone muy cachonda...
Y evoco también a otra hermanita bastarda de las anteriores, la colección de cuentos La Venus Calva sobre la que ya hablé akí, de mi amada "miga" Juanita Márkez.
(Gracias Kattallin por mostrarme como una se autorreferencia en su propio bló. Más migas!!!)

viernes, 25 de febrero de 2011

SOY UNA CELEBRITIE!!!!

AGGGGGGGGGGG, MIERDA... EL MALDITO SISTEMA NO ME DEJA SUBIR MI VÍDEO CELEBRITIE....
DA IGUAL... PINCHAD AKÍ ITZIAR ZIGA CELEBRITIES Y LO VERÉIS...
TRATO DE SUBIRLO EN OTRO MOMENTO A VER SI LOS GREMLINS ESTÁN A MI FAVOR...
MILLONES DE GRACIAS A LAS 7menos20, Y EN ESPECIAL A TXIKI POR PERFORMARME TAAAAN BIEN, CON TANTO CARIÑO... Y POR ALZARME A LA CATEGORÍA DE CELEBRITIE JUNTO CON LA INIGUALABLE GUNILAAAAAAA BIS-MARCK!!!!!
NENAS, LO DE PROPONER DESDE EL FEMINISMO ALCOHÓLICO ACABAR CON EL PATRIARCADO LOGRANDO QUE TODAS LAS MUJERES DEL MUNDO ESTÉN BORRACHAS A LA VEZ ES UNA GENIALIDAD QUE NO SE ME HABÍA OCURRIDO NI A MÍ!!!!!!!!

miércoles, 2 de febrero de 2011

SOY UNA CHICA PENTHOUSE!!!!!!

(Otra imagen de la sesión de Post_op en la que aparezco como a mí me gusta: tirada y mancillada en el suelo.)

Estoy taaaaan feliz. Acabo de ver el reportaje de la entrevista que me hicieron hace unos meses para Penthouse: Arte Desgenerado. La periodista sabía de lo que hablaba y el repor en sí me parece que divulga con un tono certero ese extraño lugar que estamos creando llamado posporno o porno feminista. Hasta sale la portada de mi primer libro, Devenir Perra. Pero no nos engañemos, a mí lo que me hace levitar a lo María de Medeiros en Airbag es, simple y llanamente, salir despelotada en la Penthouse!!!!!! Ké subidón... hasta he logrado olvidar que justo hoy no tengo el dinero para comprarla... Unas líneas abajo evocaba aquel mítico puf de terciopelo rojo en cuya barriga escondía mi aita las revistas de los cuerpos desnudos. Y mi vecinita Eva (apuesto a que hoy está casada, aburrida y con churumbeles) me incitaba a sustraer las Playboy y Penthouse para deleitarnos encerradas en mi habitación. Ella era muy perversa y yo bastante mojigata. Sólo nos fijábamos en las chicas y repetíamos: mira qué guarra. También me obligó alguna tarde a ponerme el traje de novia y la ropa interior de su madre mientras me observaba sentada. Sé que la bestia parda de mi progenitor estaría hoy muy orgulloso de mí. En materia sexual era un tipo muy liberado. Siempre me decía: hija, a todas las mujeres os atraen vuestras amigas, espero que seas lista y lo pruebes con alguna de ellas. Ya ves aita, en eso te hice caso... En la foto de Penthouse salgo con Dianita Pornoterrorist y con Mariana Etxeberri (perdona Fufa, soy incapaz de poner tu apellido en colombiano). Habíamos quedado en La Bata con Majo y Elena (Post_op), las autoras de las fotos, a mediodía. El guión era descabellado, como nosotras. No parábamos de reír. El posporno es muy divertido. Qué hostias, seguro que el porno también lo es. Y cada día veo más difuminada esa delgada línea roja que los separa. Bastante más soporífero es el fútbol o las telenovelas y no cargan con semejante estigma. Nos dilatamos... en el tiempo. Yo tenía que irme a currar. Era sábado. Camarera. Esa tarde me costó horrores, sólo quería quedarme allí jugando con mis amigas. Lo último que vi antes de sumergirme en el mundo de la corrección y del deber fue a Diana mamándosela a un grifo de cerveza cuyo barril se había acabado. Imaginad la estampa. Me arrastré triste y enrabiada a mi puesto laboral. No quiero, no quiero... 7 euros la hora. ¡Y luego dicen que el trabajo sexual degrada a las mujeres! Así que voy a vengarme. Disculpa June por volver a utilizar el físico de una mujer para valorarla, pero es que esta zorra se lo merece. Estuvo a punto, junto a Catharine MacKinnon, de lograr que se prohibiera en los 80, con el apoyo de la administración Reagan, la pornografía en todos los EEUU. Casi lo consiguen. Y se llamaban feministas. (Leed La construcción sexual de la realidad de Raquel Osborne, malditas!!) Ahí la tenéis. Aseguraba haber sufrido abusos, ser lesbiana y vivió toda su vida emparejada con un gay. Nunca han logrado explicar con medio dedo de frente su obsesiva correlación entre prostitución/pornografía con la violencia machista. ¿Por qué no dedicaron tantas energías e influencias a combatir la heteronormatividad? Como dice mi kerida Bea Espejo: nenas, a terapia y dejadnos a las putas en paz... Se llamaba Andrea Dworkin


sábado, 15 de enero de 2011

SOY MÁS GOLDEN QUE TÚ

(I.Z. este verano mostrando su recién estrenado lesbianismo golden entre dos apuestos timadores: Bastián y Mario. Foto de Kali Sánchez.)


Dedico esta entrada a mi amada Lady Katana, Auro de Medeak. Porque siempre me has apoyado en todo y has sido la única en comprender a la primera mi devenir golden. Y porque en los tiempos más oscuros, estuviste ahí como muy pocas. Y eso que casi no nos conocíamos.
La primera vez que caté hembra fue hace catorce años. Para entonces habían pasado por mi cuerpo (a menudo arrasando) innumerables tíos. Innumerables porque a muchos prefiero no recordarlos. Y desde entonces hasta ahora, otros muchísimos más. Algunos maravillosos y otros todavía más olvidables que los anteriores. Pero el proceso por el cual mi deseo iba a lesbianizarme paulatina e irreversiblemente lo intuí antes incluso de aquella primera noche, de aquella primera chica. Ya con quince años logré introducirme un tampón y mandar al carajo las odiosas compresas tirada en el suelo de mi baño, con la luz apagada, tocándome y pensando en Madonna. Todo era cuestión de tiempo...
Un novio encantador que tuve me lo dijo en una de nuestras últimas escenas juntos: acéptalo, eres bollera!!! Yo pensé en ese momento: pobre tonto, qué coño sabrás tú. Pero si que sabía. Me conocía sexualmente, habíamos participado en bastantes tríos y los dos nos lanzábamos al cuerpo de la tercera en concordia cual vampiresas a vena rebosante. Nunca he sentido la misma veneración por el cuerpo de un hombre. Nunca el mismo grado de excitación, de hormigueo, de éxtasis. Después de aquellas primeras experiencias me lié con una amiga que resultó estar como una chota. Terminamos fatal, fatal. Pero follábamos como diosas. Fue con ella como descubrí que era multiorgásmica (mi padre siempre me decía: a ver si lo heredas de tu madre, espero que sí). Fue con ella cuando me corrí por primera vez en plan tsunami. Yo tenía 23 años y varios imbéciles todavía por delante. Pero nunca olvidé la eléctrica tibieza de su cuerpo.
Como además de golden soy reputa, decidí no malgastar mi ardiente juventud en las puritanas tierras vascas (sobre este gran tema versará mi próximo libro para Txalaparta). Y me sexilié a Barcelona. En sus arrabales hallé una legión de perras lúbricas con las que retozar, mis amigas.
En los últimos años he transitado por el cuerpo de muuuchas hembras. Y cada día me gustan más. Con otras mujeres he desarrollado la sexualidad que siempre ansié: con mucho placer y poco peligro. Además, me sacan el manolo que llevo dentro y eso me encanta. Como solemos decir Nagore Gore y yo: en el fondo somos unas butch travestidas.
Es muy curioso cómo la gente reacciona cuando anuncio que he devenido lesbiana golden. Han llegado a objetarme: ¿pero por qué te limitas? Hay que joderse. Cuando era la bollera manchada de semen entre las que sólo follaban con chicas, escuchaba todo el tiempo: ¿pero cómo puedes follar con tíos? Ahora que mi cuerpo sólo me pide hembras, parece como si la gente necesitara que siguiera siendo la omnívora de siempre. Qué mal se aceptan los cambios a veces. O es que el caso es cuestionar a la otra por sistema.
A mí me suda la raja. Ande yo caliente (nunca mejor dicho)...
El mandato heterosexual estaba mucho más incrustado en mí de lo que jamás me hubiera permitido aceptar (ya escribí sobre esto). Yo tan feminista radikal prioricé durante años emparejarme con tíos... aunque follase sobre todo con chicas. Todo esto a pesar de que me daba vergüenza visibilizarme socialmente como hetera, lo confieso. Cuando mi pareja ha sido un trans masculino (divino Maro) me incomodaba a veces que la gente lo asimilase como un hombre de verdá. Menos mal que él lo entendía...
Es curioso porque últimamente se nos ha cuestionado desde determinados entornos trans que nos digamos bolleras y luchemos desde ahí. ¡Cuánta lesbofobia, mecagoendios! Así que con la boca todavía más grande y coincidiendo con esta autodeterminación de mi deseo grito: soy lesbiana golden.

PD1: En los últimos años de mi vida, el único hombre de verdá con el que he retozado es mi kerido Erri. Está muy bueno, es adorable, gran amigo, muy listo y folla muy bien. Una amiga común me dijo: Erri no cuenta como hombre. Todo un halago hacia él, sin duda. Así que sigo siendo golden.

PD2: Golden se autodefinen aquellas lesbianas que JAMÁS han catado varón. Por lo tanto, que yo me diga golden con mi historial es una auténtica aberración. Por eso me encanta. Marina me dice que me autodetermine como quiera (para algo soy vasca) pero que mi insistencia no tiene fundamento alguno. Laura, que es tan golden como yo argumenta:
a) se es más golden cuando has follado con más chicas, por lo tanto nosotras, por mucho que nademos en piscinas de semen, como buenas putas nos hemos tirado a muchas más mujeres que la mayor parte de lesbianas de pedigrí monógamas que mantienen su cuerpo vetado al macho
b) a esas que se dicen golden, ¿cómo pueden saber que son tan lesbianas si nunca han probado hombre? Nosotras nos hemos arrastrado largamente por la heterosexualidad para llegar hasta aquí, es una decisión muy meditada y empírica.
A mí me encanta mancillar un término tan puro con nuestra bravuconería de manolos con faldas. Este punto competitivo masculino que nos entra con el "soy más golden que tú" (frase de Laura). Y por otro lado, ¿por qué hostias se pretenden quedar esas marimachas con un término tan glamouroso como golden? No os pega nada, keridas. Nosotras sólo estamos recuperando lo que es nuestro. Llamaros "lesbianas de cuadros", ya veréis como no pugnamos por tal identidad.


BYE BYE HETEROLAND


Dolce rivoluzione... por fin está en mi piel. Desde mayo de 2009 que necesitaba tatuármela. Gracias a Mery, Jordana y Anto por compartir con nosotras este sortilegio. Me siento más fuerte con esas divinas palabras en el brazo.
Foto de María Pelikorta.