viernes, 30 de diciembre de 2011

APUNTES SOBRE LA EXTRACCIÓN MENSTRUAL Y FE DE-RATAS EN Sexual Herria

No acostumbro a traer aquí imágenes de mujeres asaltadas, pero a una le puede a veces la belleza. Además, el mito de caperucita no sólo ha amortajado la sexualidad femenina, sino también la existencia de los lobos (y las lobas). Relatos moralizantes como este han contribuído históricamente a que el hombre blanco extermine a esta especie de amplias zonas del planeta desde esa dominancia que conquista los cuerpos de los pueblos indígenas, de las mujeres y de todas las criaturas no humanas. Caperucita advierte a las niñas de que su regla las convertirá en violables irremediablemente, las prepara para asumirse vulnerables, incapacitadas para defenderse. Por tanto, mejor que se busquen un leñador que las proteja de otros machos. El bosque es la tierra sin dueño en la que no deben internarse para evitar que su sangre femenina atraiga a las fieras. Esa sangre que se nos resbala entre las piernas como una maldición patriarcal.


Todo esto viene a cuento de que estoy ovulando, mil hormiguitas recorren mi vientre. Y quiero rectificar algo que atribuyo en Sexual Herria a mi amiga Julia Munarriz de manera errónea. Yo aseguro que ella, para mí un tesoro inagotable de saberes feministas entorno a la sexualidad y salud de las mujeres, nos contó en Granada que en las jornadas estatales de 1979 de la misma ciudad algunas mujeres se enseñaban a otras a extraerse el óvulo menstruante. Julia me aclaró que no dijo eso, sino que aquella noche nos explicó que el colectivo de mujeres por la salud de Bostón revelaban esta técnica en la que aprovecho para indagar. Así que, las que estuvieron allí, que no empiecen a lamentarse por haberse perdido esas sesiones. Me las he inventado yo desde la evocación extasiada de las palabras de Julia.


He encontrado esta descripción por el magma de la red:

"La extracción menstrual es una técnica que surgió en la década de los 70 que consiste en succionar la sangre menstrual directamente a través de un mecanismo denominado Del-EM compuesto por dos cánulas conectadas a una jeringa y un recipiente colector respectivamente. Cuando se aprieta la jeringa se crea un vacío en el bote y el contenido del útero queda depositado en éste. Es un método sobre todo casero propuesto en Estados Unidos por Lorraine Rothman del grupo Feminist Women’s Health Center cuando el aborto estaba prohibido. Se disfrazaba como un modo ‘cómodo’ de eliminar la menstruación abundante, no obstante en la mayoría de los casos lo que se realizaba era un aborto en fase temprana. Su uso se hizo común sobre todo en mujeres de zonas marginadas donde la interrupción del embarazo era imposible. Debía realizarse antes de la sexta semana y miles de mujeres acudieron a él."


La Extracción Menstrual es mucho menos agresiva que el raspado de los abortos más convencionales y tiene además otra gran ventaja, puede realizarse entre mujeres sin intervención médica. De lo que he investigado sobre esta técnica de autogestión reproductiva parida por el feminismo, hay un episodio que me eriza hasta los pelos que he segado de mi cuerpo y vuelve a mis hormiguitas uterinas locas de placer. Lo transcribo como lo encontré, al parecer de un panfleto anarquista en inglés:


"A principios de 1977, luego del golpe de estado en Chile, un grupo de prominentes activistas de la salud de la mujer, entre ellas la autora feminista Barbara Ehrenreich, Sally Guttmacher, una muy conocida activista y profesora de Health Education en New York University, y la fallecida Bobbye Ortiz (mas adelante en detalle desde la perspectiva chilena), editora asociada de larga data de The Monthly Review, formaron Action for Women In Chile (AFWIC), pues estaban preocupadas por las condiciones en las que vivían las prisioneras políticas chilenas. Este grupo empezó a trabajar con un grupo de chilenas que pidieron información sobre el aborto. Las chilenas estaban particularmente interesadas en encontrar técnicas de auto-ayuda que pudieran ser útiles para las presas políticas que eran violadas en prisión."


En boca de la doctora, feminista y prisonera política chilena Marisa Matamala, "en Ciudad de México, desde mediados de los 70 y a partir del impacto de la Conferencia Mundial de Mujeres del 75, de la irrupción del libro Nuestros Cuerpos Nuestras Vidas del Colectivo de Boston y del ascenso del movimiento en México, las feministas norteamericanas entonces residentes en ese país, Bobbye Ortiz y su hija, invitaron a mujeres del MIR chileno exiliadas en ese país - que se aprestaban para retornar a Chile - para conformar un taller de autoconocimiento del cuerpo y regulación de la fertilidad.Contaban con el apoyo de varias feministas norteamericanas que desde EEUU aportaban sus conocimientos y compromiso.El propósito del taller de autoconciencia y autoayuda era adquirir control y soberanía sobre los cuerpos, al punto de hacer efectiva la autonomía de cada mujer en materia de regulación menstrual. Se elaboraron cartillas para ser aplicadas por las mujeres que luchaban en la clandestinidad durante la dictadura. Fue una experiencia muy marcadora que empoderó a las mujeres miristas y que además, les entregó herramientas para enfrentar el machismo de la izquierda tradicional y revolucionaria, fortaleciendo el proceso de reflexión feminista iniciado en el campo de concentración de Tres Alamos, y enriquecido en el exilio por la relación con las europeas de la época".


La trabajadora comunitaria e ilustradora de manuales sobre la salud de las mujeres de Los Ángeles Suzann Gage explicó visualmente la técnica en un panfleto que recorrió de mano en mano todo el mundo. Parece alucinante que no nos haya llegado nada de todo este movimiento, hasta que nos lo reveló Julia. En América Latina se está librando de nuevo una batalla colosal por parte de miles de feministas por la autodeterminación de nuestros cuerpos frente a una nueva ola de penalización brutal. En países como Chile o Nicaragua está prohibido el aborto en todas y cada una de sus circunstancias. Yo conocí a varias de estas activistas en Ecuador, superjóvenes, aguerridas y megaformadas. Y parece que la técnica de extracción menstrual se está enseñando de nuevo. Porque tiene otra gran ventaja. Legalmente, un aborto sólo se da cuando existe una evidencia clínica de embarazo. Si tu te extraes el óvulo (fecundado o no) sin haber constatado si existe gestación, no estás abortando. Por tanto, no incumples la ley ni podrás ser castigada. Sólo me pregunto si conviene que difundamos demasiado esto. Sinceramente, mejor continuamos con nuestras redes de apoyo y empoderamiento subterráneas. Es preferible (y prudente) que no sepan todo lo que sabemos. Al enemigo bata blanca, ni agua.


7 comentarios:

Lucy Sombra dijo...

increíble itzi, cuando vaya a chile (espero que el 2012 me lleve) voy a investigar más sobre esto. gracias por la introducción. y a ver cuándo nos vemos para conversar. un besoooo

Itziar a ratos dijo...

Preciosa, yo me volví loca de emoción cuando lo leí... Investiga para nosotras, hermosa.
Muuuuuuuaaaaks

Grace T dijo...

buenísimo todo! en argentina el año pasado unas compas de "lesbianas y feministas por la despenalización del aborto" me regalaron su libro "cómo hacerse un aborto con pastillas". no me deja poneros aquí el enlace pero está por la red y podéis bajarlo. las tipas están haciendo un trabajo super interesante de crítica a la medicalización de los cuerpos y un largo etcétera, y el manual es una de esas maravillas de la autogestión feminista (y torta, como dicen allá), muy bien currao y clarito para llegar a todas. mucho que aprender del coño sur!! ;) besooos

MEDEAK dijo...

Joder!!
No tenía ni idea de esta técnica...una vez más se constata qué difícil es que nos transmitmos nuestros saberes y cuántos obstáculos nos ponen!!!!
Oye hacemos una de pachamama y nos extraemos nuestros óvulos?
Muxxx
Txurrus

mutanger dijo...

impresionante...
¿tienes links?
esto es ginecologia autogestionada de alto nivel!!!

besitos wapa

Nap Buff dijo...

No creo que esto nos lo podamos tomar como una practica para dehacernos de nuestros ovulos cada mes o como metodo abortivo si es que tienes la opción de poner remedio antes, creo mas bien que es de muy delicada ejecucucion ja que la extracción al vacio puede dañar otras partes del utero, por tanto habria que reservarlo para ciertas situaciones mas limites. Esta muy bien enpoderarse pero con cabeza y valorar hasta que punto quieres arriesgarte. Existen ciertas plantas y remedios caseros que me explicaron que funcionan y se de quien lo probo y le funcionó. Si conoceis a alguien que haya llevado a cabo la (EM)me encantaria contactar y conocer su eperiencia en primera persona. salud

Nap Buff dijo...

Me falto decir que si la extracción no se realiza correctamente, puede dar lugar a infecciones internas, no quiero desanimar a nadie solo que nos informemos muy bien antes de hacerlo.