domingo, 3 de mayo de 2009

BENEDETTI FOR EVER

No te quedes inmóvil
al borde del camino
no congeles el júbilo
no quieras con desgana
no te salves ahora
ni nunca
no te salves
no te llenes de calma
no reserves del mundo
sólo un rincón tranquilo
no dejes caer los párpados
pesados como juicios
no te quedes sin labios
no te duermas sin sueño
no te pienses sin sangre
no te juzgues sin tiempo
pero si
pese a todo
no puedes evitarlo
y congelas el júbilo
y quieres con desgana
y te salvas ahora
y te llenas de calma
y reservas del mundo
sólo un rincón tranquilo
y dejas caer los párpados
pesados como juicios
y te secas sin labios
y te duermes sin sueño
y te piensas sin sangre
y te juzgas sin tiempo
y te quedas inmóvil
al borde del camino
y te salvas
entonces
no te quedes conmigo.

Ya no recuerdo en que instante de mi vida entró Benedetti, sólo sé que ya era mi sangre.
Este poema es para mí un rezo.
89 años... en cada bocanada de aire que entra en mi cuerpo, anhelo que seas eterno.
Ya lo eres.

4 comentarios:

Lubna Horizontal dijo...

Yo le descubrí hace mucho, mi madre tenía un librito suyo por casa. Me gustan muchas, una de las que más "compañera", ya sabes el resto

Besitos,
Diana

PD: se ha muerto el 28 de abril una compañera suya, de su generación, Idea Vilariño, qué lástima

PPD: la palabra de verificación "parlant" jejeje

Helen dijo...

yo lo amo

poesia modesta, clara, directa... hay algo más difícil y más hermoso?

Kattalintxo dijo...

si te digo la verdad no he leído mucha poesía suya...
me acuerdo de Primavera con una esquina rota...
es de esos que tienes apuntado para algún día...
qué coño, soy joven, todavía tengo muuucho que leer! jerje

muxuuuuuuuuu

circulos3 dijo...

me regalaste esa poesia dentro de un libro de sarrionaindia hace una década en los angostos tiempos de iturribide; no es un regalo fácil: azuza como un látigo dulce.
Que bien reencontrarte sea en la rambla, en un bar de piratas o en la mesa de novedades de una libreria...
hasta la libelula siempre!