domingo, 24 de mayo de 2009

NUESTRO AMOR NUNCA FUE SENCILLO


Ando un poco desajustada en el tiempo, las sobredósis son lo que tienen.
Una semana antes de su muerte, entoné aquí el "no te salves". Casi una semana después, subo el vídeo de Myriam y Verónica que recorre ese cuento suyo tan breve y tan inmenso.
El nuestro siempre será un amor de umbrales, de márgenes, de costuras, de heridas, de fronteras, de abismos, de fracturas, pero no lo cambiaría por el plácido amor de meseta.
Hace años vi fotos de los peces prehistóricos que habitan la fosa de las Marianas, el mayor desnivel de este planeta, y me reconocí en ellos. Parecen vertebrados postnucleares mutantes fluorescentes mostruosos y terribles. Jamás el más mínimo haz de luz solar ha rozado su estampa de motosierra. Recuerdan a los riscos de Montserrat.
Creo que de ese agujero negro acuático debió salir nuestra Mariana.
En la apoteósica presentación de mi libro el jueves pasado rendimos nuestro homenaje de perras fieras y fieles a Benedetti. Mario como Mariana.
Diana leyó poemas con su temple de amazona.
Así que aquí os dejo el cuento "Su amor no era sencillo", acariciado por la voz de Cristina Rosenvinge. Para que os vayáis a dormir y a soñar.

COMO NO HAY FORMA DE SUBIR EL PUTO VIDEO, (TEKNOFOBIAAAAARRRRR!), OS INDICO COMO LLEGAR A ÉL:
"su amor no era sencillo" en youtube




4 comentarios:

Helen dijo...

buen dia amore, qué bonito el vídeo!

¿sabes k alguien preguntó si hablabamos de benedetti pork era gay? sí que es dificil el amor...

besazos

villullas dijo...

Guapa,
qué bueno ver de nuevo el video de Miriam y Vero, me ha emocionado más aún hoy, y ya es dificil!
Hasta pronti

la vallisoletana de iruña

ciberdesi dijo...

itzi...
gracias por el cuento, miriam cada día se supera más y más...

y gracias también por el devenir... me lo leí de un tirón ayer en la playa, confundida entre turistas de color gambón. Mientras devoraba las páginas, se me puso un tío al lado, de esos que sabes que en cualquier momento se va a hacer una paja mientras tus vas abriendo y cerrando las piernas para que te corretee la brisa marina... y sabes? ni esperé a que eso pasara, ni le dije nada, porque claro, todavía no había empezado el hombre a maniobrar y yo sólo estaba tirando de prejuicios o demasiadas experiencias anteriores parecidas... simplemente, con tu libro entre las manos pensé... "no. no tengo por qué soportarlo. me está incomodando. demasiado cerca, demasiado pendiente de mi. demasiado sus ojos en mi coño. demasiado su mano en su entrepierna. demasiado feo como para intentar nada..." y ante tanto demasiado, recogí mi pareo de flores y me fui a otro sector de la playa rodeada de marujas, disfrutando de mirarlas y de sus miradas.

Este es un episodio tonto, anedóctico y veraniego, pero chica, ya sabes como soy, que tengo el umbral de la tolerancia muy muy alto y siempre dispuesto al acoso. pero, con el devenir entre las manos... el umbral se hizo más pequeño, y los pensamientos se conviertieron en acciones.

muchas gracias niña.

ex_dones dijo...

desi, k bonita historia!!!!
me emociona que mi libro sea un arma en tus manos, un arma de defensa, una pantalla de rebote para que las miradas avasalladoras no te toquen...
nos vemos un día de estos por el barrio para celebrarlo
muuuuuuuuuuuaks precioa